Schæffergården, trabajar y vivir como la realeza

schaeffergarden-slot-og-park

Schæffergården, una finca con hotel y centro de conferencias situada a sólo 15 kilómetros al norte del centro de Copenhague, ha sido transformada por Monoma Dinamarca en una importante comunidad de oficinas, así como en un conjunto de espacios para estudiantes

Información
Lugar Gentofte, área metropolitana de  Copenhagen 
Propietario Cooperación Danesa- Noruega
Desde Agosto 2021
Espacios Disponibles  46
Instalaciones compartidas Cocina, comedor, vestíbulo, instalaciones sanitarias y parque exterior 

Una casa de campo del siglo XVIII

El edificio principal de la finca es una casa de campo construida en 1756, originalmente con la intención de que sirviera de alojamiento para los miembros de la realeza danesa cuando cazaban en el bosque situado cerca de la propiedad.

En 1948 la propiedad fue adquirida por la Fundación de Cooperación Danesa-Noruega, que sigue siendo la propietaria hasta la fecha. Su objetivo era establecer centros educativos en Dinamarca y Noruega, fomentando el intercambio cultural y la cooperación entre ambos países.

A lo largo de los años, la propiedad se ha ampliado considerablemente con instalaciones hoteleras y de conferencias.

Plan de Transformación a medida

Recientemente, el hotel y centro de conferencias tuvo que cerrar sus puertas debido a los efectos de la pandemia mundial y la Fundación decidió ajustar el alcance de sus futuras actividades en la propiedad.

Nuestro equipo en Dinamarca entabló conversaciones con la Fundación y, tras evaluar las necesidades y los deseos de la Fundación y todas las posibilidades que ofrecía la propiedad, trazamos un plan a medida para transformar 2.500 m2 de instalaciones del hotel y el centro de conferencias en una importante comunidad de oficinas, así como en atractivos espacios de vida para estudiantes. Además, nuestra oficina central en Dinamarca transladó su sede a dicho lugar dado el potencial de la propiedad.

La Fundación de Cooperación Danesa-Noruega sigue ocupando la parte histórica de la propiedad y lleva a cabo actividades culturales en la finca junto con la nueva comunidad de oficinas y el alojamiento para jóvenes creado por Monoma.